Blogia
Guarani

LA LEYENDA DE URUNDE, URUNDE'Y

LA LEYENDA DE URUNDE, URUNDE’Y

Ohai: David Galeano Olivera

Leer original (hacer clic) en: http://dgaleanolivera.wordpress.com/la-leyenda-de-urunde-urundey/

 


En la espesura del gran monte, una noche, alrededor del fogón, el abuelo Guarani -como siempre rodeado de todos los niños de la aldea- se disponía a narrarles una leyenda, esta vez, se trataba de la leyenda del gran guerrero Urunde. Los Guarani tuvieron muchos héroes, valientes guerreros, líderes de sus respectivas comunidades, y precisamente, Urunde fue uno de esos hombres. Ka’a guasu hypy’ûvéva mbytépe, peteî pyhare, tataypýpe, tamói Guarani -oguapýva tata jerére opaite mitâ’ikuéra hekohapegua ndive- ohenduka chupekuéra peteî mombe’upy omombe’úva guarini guasu Urunde rekovekue. Guaranikuéra niko oguerekojepékuri heta tekoverechapyrâ, guarini ha’evéva, hekoha motenondehára; ha ja’eporâtarô, Urunde ha’eva’ekue umi rehegua.



El abuelo Guarani contó a los niños que Urunde fue hijo de Uruguasu, Mburuvicha de una gran aldea Guarani asentada en la costa del Río Paraguay pero en la Región Oriental. Urunde fue criado por su padre para ser un gran líder, un gran orador, un hombre sabio, un hombre pleno, que -a su muerte- le sucediera en el gobierno de la gran aldea Guarani… y en verdad, así ocurrió. Tamói Guarani omombe’úkuri mitâmimíme Urunde ha’ehague Uruguasu ñemoñare. Uruguasu niko peteî Guarani Rekoha Guasu Mburuvichakue. Ko tekoha guasu oñemohendava’ekue Y Paraguay rembe’ýpe, Arasê Yvypehême. Uruguasu niko ohekombo’ékuri ita’ýra Urundépe oiko haĝua ichugui peteî motenondehára guasu, iñe’êngatúva, iñarandúva, hekokatúva, omyengoviakuaátava ichupe -hi’aramano rire- tekoha guasu ñemotenondépe… ha añetehápe, upeichaite oikókuri.

Un día, ya muy entrado en años, Uruguasu falleció. Toda la aldea lamentó la muerte de ese gran hombre que brindó días felices a todos los miembros de la comunidad. Su hijo Urunde le confeccionó la urna funeraria, lo enterró en compañía de toda la comunidad, y luego sucedió a su padre como Mburuvicha de la gran aldea. Peteî ára, hetaitereirasa kuarahyresê ohecha rire, Uruguasu omano. Tekoha tuichaháicha ombyasy pe karai guasu ñemano. Ha’éniko heta ombovy’apavêkuri opavavete oikóva guive upe tekohápe. Ita’ýra Urunde niko ojapókuri ijapeporâ, oñotŷkuri chupe maymaite ñemoirû rupive ha upehague omyengoviákuri itúvape ha oiko ichugui upe tekoha guasu Mburuvicha.

Urunde no se quedó atrás y prosiguió con las ideas de su padre. Fue así que en todo momento buscó que su pueblo transitara por los caminos de la justicia, de la sabiduría, de la libertad, herramientas necesarias para lograr la vida plena que finalmente los conduciría a la Tierra sin Mal. Logró mantener la tranquilidad en la gran aldea. Así, mientras las mujeres atendían el hogar, a los hijos y preparaban los alimentos y los tejidos hechos de karanda’y; Urunde salía con varios varones de la gran aldea a buscar los productos para la subsistencia: pescados, miel, frutos, agua y leña. A la noche, la felicidad de apoderaba de la gran aldea cuando se reunían en el templo -como una sola familia- a honrar a Ñande Ru, mediante sus oraciones, danzas y cantos. Urunde ndopytái tapykuépe ha ombojoapyvékuri itúva remimo’â. Upeichahápe, ára ha ára, oñeha’âkuri omboguata hetâ tekojoja rape rupi, arandu rekávo, tekosâ’ŷ moañetévo, oikuaaporâgui umíva ha’eha tembipuru oguerahátava chupekuéra tekokatu repére ohupyty peve Yvy Mara’ŷ. Tekoha Guasu oiko tapiaite py’aguapýpe. Péicha, kuña oñangareko aja tapŷi ha imembykuérare ha upekuévo ojapo aja tembi’u ha ijaorâ karanda’ýgui; Urunde osêmiva’erâ heta kuimba’ekuéra ndive ohekávo hembi’urâ: pira, eirete, yva, y ha jepe’a. Pyharekue, vy’apavê oñemomba’e hesekuéra ha maymáva ohua’î oñombyatývo opýpe -oñopehênguéicha- omomba’eguasúvo Ñande Rúpe, ñembo’e jeroky rupive.

Sin embargo, de cuando en cuando, eran atacados por los temibles indios Pajagua, que vivían en la ribera de enfrente; es decir, en la Región Occidental. En esas circunstancias, Urunde y sus guerreros sacaban a relucir su vocación guerrera y en memorables acciones siempre lograban expulsar a los Pajagua de sus tierras, persiguiéndolos en sus canoas hasta el otro lado del Río Paraguay. Grandes celebraciones realizaban luego de esas batallas. Dicen que -entre los Guarani- muy pocos Mburuvicha llegaron a ser tan admirados y queridos como Urunde, un hombre incorruptible, fuerte, duro, de estatura alta, de gran resistencia; quien gobernó por varios años a su gran aldea. Jepémo upéicha, sapy’apy’a, ojeitýjepi hi’arikuéra umi Pajagua ñaña, oikóva Y Paraguay mboypýri, Aragua Yvypehême. Upéicha jave, Urunde ha iguarinikuéra ohechaukájepi ipy’aguasuha ha jetyvyro ijojahaŷva rupi akóinte omosêmiva’erâ Pajaguakuérape hekoha guasúgui ha omuñájepi chupekuéra, ygakuérape, Y Paraguay mboypýri peve. Umi ñorairô rire ojejapómiva’erâ vy’arâ’aty ndetuichapajepéva. Oî he’íva ndaiporihavoi -Guaranikuéra apytépe- peteî Mburuvicha ojehecharamo ha ojehayhuvéva Urundégui, ha’éva peteî kuimba’e hekotuju’ŷva, imbarete, hatâ, ijyvateporâ ha hekoverosâ añetetéva; are omotenondeva’ekue pe hekoha guasúpe.

Un día, ya muy anciano, Ñande Ru convocó al alma de Urunde a la Tierra sin Mal, lugar destinado a los seres perfectos. La gran aldea Guarani, con gran pesar, se encargó de enterrar su cuerpo en una hermosa urna funeraria, en la costa del río Paraguay, mirando hacia la Región Occidental como para atemorizar por siempre a los temibles indios Pajagua, que nunca pudieron vencerlo. Ñande Ru interpretó el sentimiento de los miembros de la gran aldea Guarani e hizo crecer un nuevo árbol en aquel lugar, un árbol incorruptible, fuerte, duro, de estatura alta y de gran resistencia; al cual los Guarani bautizaron Urunde’y, nombre de aquel gran guerrero que por mucho tiempo los gobernó. Hasta hoy el Urunde’y es un árbol muy admirado y apreciado; y esta es la leyenda de ese hermoso árbol. Peteî ára, itujamímavo, Ñande Ru ohenói Urundépe ha hi’ânga ojehekýi ñande apytégui ha oho Yvy Mara’ŷme, ha’éva upe tenda ohupytýva umi heko’aguyjéva. Guarani Tekoha Guasu, tuicha temimbyasýre, oñotŷkuri hetekue peteî japepo neporâmbajepévape, Y Paraguay rembe’ýpe, ha omomaña hikuái chupe Aragua Yvypehê gotyo akóinte omondýi haĝua Pajaguakuérape, araka’eve ndaipu’akaiva’ekue hese. Ñande Ru ohechakuaa Guarani Rekoha Guasuygua remiandu ha omoheñói upepete peteî yvyra pyahu, hekotuju’ŷva, hatâ, ijyvateporâ ha hekoverosâ añetetéva; Guaranikuéra omboherava’ekue upe yvyrápe: Urunde’y, ohechakuaávo pe guarini guasúpe are omotenondeva’ekue chupekuéra. Ko’áĝa peve Urunde’y ha’e yvyra ojehecharamo ha ojehayhúva ha kóva niko ha’e pe mombe’upy imandu’áva pe yvyra porâitére.

Finalmente, cabe mencionar que la partícula sufija “y” quiere decir “árbol o planta” por eso aparece en la denominación de prácticamente todas las variedades forestales (urunde-y, karanda-y, guapo-y, kurupa-y, jata-y, juasy-y, amba-y), y en zonas acuáticas la “y” sirve para indicar ríos (arroyos o cursos de aguas) con abundancia de determinados peces u otras especies y variedades acuáticas (suruvi-y, pirape-y, jatyta-y, akara-y, javevýi-y). Todos estos nombres son muy antiguos, corresponden a la historia de la América precolombina; es decir, de antes de 1492. Ipahápe, tekotevê ñamyesakâ pe ñe’êpehêtai upeigua “y” he’iseha “yvyra térâ ka’avo”, upévare omoirûjepi opavavete nunga yvyra rerakuérape (urunde-y, karanda-y, guapo-y, kurupa-y, jata-y, juasy-y, amba-y), ha he’ôháme katu, pe “y” he’ise “ysyry” hetahápe peteîchagua pira térâ ambue mymba oikóva ýpe ha y jere rupi (suruvi-y, pirape-y, jatyta-y, akara-y, javevýi-y). Opaite ko’â téra niko aretereiguaréma; oîmava’ekuevoi Colón oĝuahê mboyve Amérikape; ja’eporâsérô, ary 1492 mboyve.

 

(Dedicado a Manuel Cuenca – Ahechakuaávo Manuel Cuenca-pe)

 



¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres