Blogia
Guarani

ARY PYAHU - AÑO NUEVO

ARY PYAHU – AÑO NUEVO

Ohai: David Galeano Olivera

        

El día 31 de diciembre todos los seres humanos se aprestan para el fin de año y para recibir, el día 1 de enero, al año nuevo. Así como en la Navidad, todos los miembros de la familia se reúnen en la casa de los padres para recibir con alegría al año nuevo. Ára 31 jasypakôi jave mayma yvypóra oñembosako’i ary paharâ ha omomaiteívo, ára 1 jasyteî jave, ary pyahu oñepyrûva. Arareñóime ojehuhaguéicha, oñopehênguéva ijatypaite tuvakuéra rógape upépe oñemomaitei haĝua, py’arorýpe, ary pyahúpe.


En la noche de fin de año todos acostumbran a vestir ropas nuevas y de color blanco, que alude a la pureza y la limpieza con que todos inician este nuevo año, garantizando también la buena salud y la ausencia de enfermedades. Ary paha pyharépe opavave omondéjepi ao pyahu ha isa’y morotîva, he’iséva opavave omoñepyrûha tekomara’ŷ ha tekopotîme pe ary pyahu; ha avei pe ary henyhê haĝua tesâigui ha upekuévo taipore’ŷ mba’asykuéra.  

Entre las creencias está aquella que consiste en limpiar la casa y las piezas, deshaciéndose de la “basura”, de los objetos obsoletos o en deshuso; y luego, renovando la ubicación de los distintos objetos de la casa. Así también, a la medianoche, más de uno, cumplirá con otras creencias como: 1)Sentarse frente al pesebre, encender una vela y pedir un deseo al Niño Jesús; 2)Vestir ropas o calzar zapatos de color amarillo, para atraer el dinero y la felicidad; 3)Cruzar la calle con una valija en la mano presagiando un viaje largo durante el nuevo año; 4)Comer doce uvas con cada uno de los doce repiques de la campana, pidiendo un deseo con cada uva; 5)Subir a una silla o la escalera para obtener ascensos y mejoras en todos los aspectos de la vida; 6)Derramar un vaso de agua hacia la calle para deshacerse de las penas, las tristezas y las amarguras; o 7)Juntar tres piedras y guardarlas en la casa, simbolizando salud, dinero y amor. Umi jeroviapy apytépe, oî pe ñemopotî rehegua; upeháre oñemopotîva’erâ óga ha kotykuéra; oñemombopava’erâ “yty” oîva guive, avei oñemombova’erâ umi mba’e tuja térâ ndojepuruvéiva; ha upéi, oñemohendapyahupava’erâ opaite mba’e ogapypegua. Upéicha avei, pyharepyte jave, oîva’erâ katuete omoañetéva ko’â jeroviapy, hetave apytépe: 1)Oguapýva mymbakeha renondépe, omyendy tataindy ha ojerurévo Mitâ’i Hesúpe peteî mba’e oipota térâ oikotevêva; 2)Omondéva ao térâ sapatu sa’yju ohupyty haĝua pirapire ha vy’apavê; 3)Osêva hógagui ha ohasáva tape peteî aoryru ipópe ohupyty hagua peteî jeho puku; 4)Ho’úva pakôi úva ipu aja pakôi jey pe itapu; ha upekuévo ojerurereva, peteîteî, 12 hemikotevê; 5)Ojupíva peteî apyka ári térâ peteî jupiguejyha ohupyty haĝua jehechakuaa ha tekoporâve hekove pukukuépe; 6)Oñohêva peteî kagua y hóga okára gotyo omombiávo teko’asy, vy’a’ŷ ha py’aro; térâ 7)Ombyatýva mbohapy ita ha oñongatúva hógape, ohupyty haĝua tesâi, pirapire ha mborayhu.

Cerca de la medianoche se sirve la cena familiar, en medio de explosiones de petardos y música, en un ambiente de bullicio, risas y buenos deseos; y ya a la medianoche, se recibe al año nuevo en medio de besos y abrazos. Cómo en Navidad, sí alguien se duerme antes de la medianoche, recibe el sobrenombre de “kure hû (cerdo negro)”. Pyharepytepotávo oiko oñopehênguéva karupyhare, mbokapu ha purahéi pa’ûme; ayvu, puka ha ñe’ême’êngatúpe; ha oĝuahêvo pyharepyte, opavave omomaitei ary pyahu, ñehetû ha ñeañuâ apytépe. Arareñoimeguáicha, oîramo okéva pyharepyte mboyve, upévape ojehero “kure hû”.

 

 PETEÎ MOMBE’UMI PY’AMONGETARÂ – UN BREVE CUENTO PARA REFLEXIONAR

En la noche de año nuevo un anciano medita solitariamente, junto a la ventana de su aposento; con mirada angustiada mira el inmenso cielo, brillante, lleno de estrellas, y la tierra silenciosa, envuelta en un manto de frío. No hay en este mundo un corazón tan huérfano como el suyo ni un alma tan atribulada. El sepulcro se abre ya ante sus pasos; él se encamina a la sima y nota asustado, que por bagaje de su vida, no trae más que un enjambre de errores y de malas acciones; un cuerpo quebrantado por los vicios y un alma corrompida. Ary pyahu pyharépe peteî tujami ha’eñomi ojepy’amongeta, ikotykeha ovetâ guive, omaña jepy’apýpe pe arapy tuichaitéva, henyhêva mbyjágui, ha yvóra hekokirirîva, ojejaho’íva ro’ýpe. Ndaipóri ko yvy ape ári peteî korasô ityre’ŷvéva ha peteî ánga hekorasyvéva imba’évagui. Tyvyty ojepe’ambeguekatúma henonderâme ha ha’e oĝuahêvo upépe, ñemondýi reheve, ohechakuaa ogueruha hekove rapykuerérô, opaichagua jejavy ha mba’e vai apo; hete katu ijaku’ipa tekomarâgui ha avei hi’ánga ijaipa. 

Como espectros aterradores se arremolinan en su memoria los días hermosos de la juventud: aquella espléndida mañana de mayo en que su padre le puso por primera vez en el sendero de la vida desconocida para él; aquel momento fatal, en que él, el joven que confiaba en sus fuerzas, pisó, en vez del camino pedregoso, pero apacible, de la virtud, en vez del cumplimiento del deber y del trabajo, aquel otro de la soberbia y del error; camino que le prometía el gozo, pero lo precipitó arteramente al abismo. Póraicha ojaho’i iñapytu’û umi ára porâite ha’e ohasava’ekue imitârusúpe; ku pyhareve jojaha’ŷ, jasypópe, itúva omoîrôguare chupe tekove rapére ha’e oikuaaporâ’ŷva; ku aravo hekopane, ha’e, mitârusu ojeroviáva ijehe, opyrûrângue ku tape henyhêva itágui ha upeichavérô jepe hekoguapýva, ha’éva tekokatu rape; ojaporângue hemikotevê ha hembiapo; ohapykuehókuri tekojejapo ha jejavy rape; tape ome’êgua’útava chupe vy’apavê; ha amo hapópe, omoingeva’ekue chupe yvykuapytûetévape.   

Una pena indecible tortura el corazón del anciano, cuando grita sollozando en el silencio de la noche: “¡Ay!. ¡Si pudieran volver otra vez los años de la juventud!. ¡Ay, Padre mío, colócame otra vez en el cruce de los caminos de la vida, para que pueda elegir de otro modo!”. Peteî ñembyasy ijetu’úva oikutu tujami korasô ha upépe ha’e osapukái asy pe pyhare kirirîetépe: “¡Áina!.¡Ikatúnga’ura’e ajevy pe chemitârusúrôguare!. ¡Áina, Che Ru, chemohendamijeýna tape juasahápe, aiporavo haĝua ambue tape!

El grito sollozante del anciano se pierde en el universo, sin respuesta, en el silencio de aquella fría noche. Lastimosamente, ya no tendrá ocasión de elegir. Tujami sapukái soro okañy arapýre upe pyhare ro’ysâitépe ha ndorekói ñembohovái. Oipotavérô jepe, ha’e ndaikatumo’âvéima oiporavo. 

Pero tú, amigo mío, estás todavía frente al cruce de los caminos. Tú puedes elegir aún el camino recto. No seas primavera, sin flores.       No seas cielo, sin estrellas. No seas una persona, sin nobles ideales Áĝa katu nde, che angirû, reime gueterei tape juasahápe. Nde ikatu gueterei reiporavo tape ikarê’ŷva. Aníkena eheja oiko ndehegui arayvoty, yvoty’ŷre. Aníkena oiko ndehegui arapy, imbyja’ŷva. Aníkena oiko ndehegui ava hemiandu katu’ŷva.

 

 TEMBIJERURE – PETICIONES

Que en este año nuevo Nuestro Padre los proteja, los oriente y les colme de salud, amor, sabiduría, felicidad, paz, trabajo y bienestar; y que todos sus emprendimientos resulten exitosos. Ko ary pyahúpe Ñande Ru toñangareko penderehe, tapenesàmbyhy ha tome’ê peême: tesài, mborayhu, arandu, vy’apavê, py’aguapy, mba’apo ha tekoporâ, ha opaite mba’e pejapóva tosêporâmbaite peême.   

 

 

¡VY’APAVÊ ARY PYAHÚRE OPAVAVÉPE - FELIZ AÑO NUEVO A TODOS!

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres