Blogia
Guarani

REVOLUCIÓN FRANCESA, GUARANÍME

 

14 DE JULIO DE 1789: REVOLUCIÓN FRANCESA, GUARANÍME

Ohai: David Galeano Olivera

Leer original (hacer clic) en: http://groups.google.com.py/group/guarani-nee/web/14-de-julio-de-1789-revolucion-francesa-guaranime

Iporâ ñanemandu’a upe ñorairô mboyve Francia retâ oñemboja’ohague mbohapýpe. Peteîháme oî tupâogua ruvicha; mokôiháme oî umi huguy hovýva; ha mbohapyhápe katu oî tetâyguakuéra. Cabe recordar que -antes de la revolución- la estructura de Francia estaba dividida en tres. El Primer Estado correspondía al alto clero; el Segundo, a la nobleza; y el Tercer Estado lo conformaba el pueblo.

Iporâ avei ja’e, Francia-pe upérô oîhague heta tapicha iñarandúva, péicha: Montesquieu, Rousseau, Voltaire, Diderot, Locke ha ambuéva. Ko’â tapicha ndojokupytúi Luis XVI ndive hemiandu ambuégui hikuái. Ha’ekuéra ndohechaporâi Réi rembiapo, ha’éva avei tetâ ha opa mba’e jára. Ha’ekuéra ndohechaporâi avei tetâ ñemboja’o mbohapýpe. Entre los intelectuales franceses de aquella época podemos mencionar a Montesquieu, Rousseau, Voltaire, Diderot, Locke y otros. Estos intelectuales estaban en desacuerdo con el gobierno absolutista, con la concentración de poderes y posesiones; y con la división de las clases sociales.

Ivaivévo tetâ rembiasa -ndoguerekovéiva pirapire ha avei oîgui ndohechaporâiva tetâ ñemboja’o mbohapýpe- umi huguy hovýva oñemboja tetâyguakuéra rendápe ohesape’a ha omyasâivo ijapytepekuéra tekojoja reko; umíva apytépe oîkuri Duque de Orleans ha Gilberto de Lafayette, oñorairôva’ekue, Norteamérica-pe, omosâso haĝua umi 13 táva oîva Ingleterra poguýpe. Ante la caótica situación financiera de Francia y la problemática social surgida entre los tres Estados, varios nobles se acercaron al pueblo a divulgar las ideas democráticas; contándose entre ellos, el duque de Orleans y Gilberto Lafayette, quien luchó a favor de la independencia de las 13 colonias inglesas, en Norteamérica.

Tetâ Amandaje oñepyrû mboyve hembiapo, tavakuéra ha umi amandajemimi oikóva okaháre; ojeruremavoíkuri hikuái peteî Léi Guasu Francia-pe ĝuarâ. Áĝa katu umi tupâogua ruvicha ha umi huguy hovýva oñeha’â hikuái ani haĝua opyta pu’aka’ỹre ha imba’eta’ỹre. Tetâyguakuéra katu ojerure tetâ ha avano’ô remisâmbyhy ñembopyahu. Jepémo oiko ñomongeta ko’â mba’ére, noñeĝuahêi peteî ñe’ême, ha upevakuére, oñepyrûkuri ñorairômimi upéi ojepysova’ekue ohóvo Paris tuichakue javevére. En los trabajos previos a la Asamblea Nacional, las provincias, en sus asambleas locales, solicitaban una Constitución; el Primer y Segundo Estados pugnaban por mantener sus privilegios y el Tercer Estado, la reforma del gobierno y la sociedad. Al final, las conversaciones resultaron infructuosas y desembocaron en las primeras escaramuzas que luego se extendieron por todo París.

Upéicha rupi, ary 1789 jave, Paris-gui oiko ñorairô renda. Mbohapy mba’e omomýi tetâyguakuérape: Tekosâso reka, Tetâ Amandaje ñemongu’e ha Ñe’ême’ê “Juego de Pelota” ñemoañete. Iporâ jaikuaa Ñe’ême’ê “Juego de Pelota” oikova’ekue 20 jasypoteî 1789 jave; kóva rupive 577 tetârerapegua ojoaju ha he’íkuri omba’apótaha kane’ô’ỹre ome’ê peve peteî Léi Guasu Francia-pe. Jepémo tetâygua oipotákuri umi mba’e, Réi Luis XVI katu oñembotavyete ha ombotove chupekuéra. Péva ári, tetâyguakuéra huguyrakuvékuri oñemosêvo Jacobo Nécker, Tetâmba’eta Kuaitapyhára. Upémarô, Luis XVI ojehecha tesaparápe ha ojerure pytyvô ambue tetâme, ombouva’ekue heta ñorairôhára oñemohendáva Paris ha Versalles jerére. Ojehúvo ko’â mba’e ha ohechakuaávo Luis XVI oñembotavyha chuguikuéra, tetâygua opu’â ha osêmakatu oñorairô haĝua tuichaháicha hembipota rehehápe. Fue así que, en el año 1789, París se convirtió en un campo de batalla. Tres cuestiones movilizaban al pueblo: la reivindicación de las libertades civiles; luego, la Asamblea Nacional, y la concreción del Juramento del “Juego de Pelota”. Conviene saber que el Juramento del “Juego de Pelota” fue suscripto el 20 de junio de 1789 por 577 diputados comprometidos -en virtud de dicho juramento- en dotar de una Constitución Nacional a Francia. Pero la intransigencia del rey Luis XVI ante la movilización popular, mas la destitución de Jacobo Nécker, Ministro de Hacienda, hizo que la situación empeorara. Desesperado, el Rey pidió ayuda a los países extranjeros, cuyos enviados se congregaron en los alrededores de París y Versalles. Aquéllo obligó al pueblo a lanzarse decididamente a las calles.

Hetaiterei tapicha oike upe ñorarirôme, haimete 40 térâ 50.000 rupi ojeity Les Invalides ári, mboka rekávo. La Bastilla-pe katu hyapu ñorairô purahéi ha upeichavérô jepe umi ñorairôhára nombokapuséi tetâyguakuérare jepémo oguereko hikuái heta mboka ha kaño. Namombyrýi upégui, Marte Ñúme, Luis XVI ñorairôharakuéra oíva Pierre de Besenval poguýpe, avei oñembotavy upe huvichágui ha upehaguére nombokapúi tetâyguakuérare. Una muchedumbre de entre 40 y 50.000 personas tomaron Les Invalides, en busca de armas. Los cánticos de guerra resonaron en la Plaza de la Bastilla, pero en su interior, los soldados de Luis XVI que quedaron para defenderla, se negaron a abrir fuego contra el pueblo a pesar de contar con varios armas y cañones. No lejos de allí, en el Campo de Marte, los regimientos reales, comandados por Pierre de Besenval también se niegan a disparar contra el pueblo amotinado.

Ára 14 jasypokôi 1789, 15:30 aravo jave, tetâyguakuéra oñepyrûkuri ojupi ogyke oîva La Bastilla jerére ha upekuévo ombokapu hi’ári. Upevarâ oipurúkuri po kaño ho’áva ipopekuéra. Uperiremínte, Luis XVI ñorairôharakuéra oñepomoî. 17 aravo jave tetâyguakuéra oikémakatu La Bastilla-pe ha oñemomba’e mbokakuérarare. Marques de Launay, ha’éva upe ka’irâi ruvicha, ojejukákuri ha iñakângue ojekutu, hechapyrâ, upe ogaguasu renondépe. Ko’â mba’e ombopy’aguasuve tetâyguakuérape ha oho heseve tenonde gotyo, ojuka peve Réi Luis XVI ha ipehêngukuérape. El 14 de julio de 1789, siendo las 15:30 horas, el pueblo comienza a trepar los muros que rodean la Bastilla. Con cinco cañones de los que se han apoderado, disparan contra la Bastilla. Poco después, los soldados del rey capitulan. A las 17 horas, el pueblo invadió La Bastilla apoderándose de las armas. El alcaide de la prisión, el marqués de Launay fue ejecutado y su cabeza fue expuesta en la muralla. Esta acción fortaleció a los revolucionarios conduciéndolos a acabar con el rey Luis XVI y su familia.

Upe mba’e guasuete ohechaukáva tetâygua pyapy ha upekuévo ome’êva Francia-yguápe tekosâso; opyta -upe guive- peteî techapyrârô maymaite tetâme ĝuarâ. Añetehápe, upe guive, Francia rembiasa iñambue ha upe ára opyta mandu’arâme chupekuéra. Upe guive avei oñemopyenda mbarete ko’â mbohapy ñe’ê mayma ava rekovépe: tekosâso, tekojoja ha joyke’yrayhu. Ipahápe, tekotevê ja’e 14 jasypokôi ha’ehína Francia retâ arete guasu. Aquel hecho que demostró la fortaleza del pueblo y que reivindicó la vigencia de los derechos civiles para los ciudadanos franceses; se convirtió en un valioso ejemplo para el mundo. En verdad, desde entonces, la historia de Francia cambió para siempre y aquella fecha quedó grabada en la memoria de los franceses. La revolución francesa también se forjó y se fortaleció en el tríptico: libertad, igualdad y fraternidad. Finalmente, recordemos que el 14 de Julio se celebra la Fiesta Nacional de Francia.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres