Blogia
Guarani

EL MEC, LA EXCLUSIÓN DEL GUARANI Y LA LEY DEL ÑEMBOTAVY

 

EL MEC, LA EXCLUSIÓN DEL GUARANI Y LA LEY DEL ÑEMBOTAVY

Por David Galeano Olivera ( * )

En el Paraguay existe una actitud, una muy particular, muy arraigada, consuetudinaria; transmitida de boca a oído, conocida, respetada y muy practicada: la Ley del Ñembotavy; también conocida como la Ley del Ñembohoguemano. Ñembotavy quiere decir “hacerse el tonto o la tonta, sin serlo”. El diccionario de la Real Academia de la Lengua Española dice de hacerse el tonto: “aparentar una persona que no nota o advierte una cosa que le conviene no advertir”. En nuestro medio, a diario, se dice de alguien que “se hace el ñembotavy”. Otros, en un modismo más reciente, prefieren decir “se hace el ñembota”; y los más jóvenes, dicen “se hace el ñembo”. Es común incluso “recomendar” a alguien, en Guarani: “Eregua’u chupe ejapohata ha upéi eñembotavy chugui” (dile -hazle creer- que harás lo que te pide y luego desentiéndete de él o ella); y no hace falta decir, que efectivamente la cuestión ocurre exactamente de esa manera. Probablemente, más de un lector podrá -con justa razón- criticar o cuestionar duramente esta actitud-ley y podrá no estar de acuerdo con la misma por considerarla inmoral, perjudicial y retardataria; sin embargo, al margen de estar o no de acuerdo con esa actitud-ley, todos sabemos que la misma campea a lo largo y a lo ancho del Paraguay; tanto en los sectores más pobres e ignorantes como en los espacios más cultos o en los del gobierno o de cualquier forma de poder. En fín, bajo cualquiera de sus formas, el ser ñembotavy en el Paraguay es toda una institución. Quien dice no conocer o intente negar la vigencia de la Ley del Ñembotavy, miente.

Hago alusión al ñembotavy precisamente para referirlo al Ministerio de Educación, que decidió aplicar a rajatabla nuestra Ley del Ñembotavy en el tema de la reducción y exclusión de la Lengua Guarani de la Educación Media. Sobre el punto, conviene recordar que el Ministerio de Educación resolvió meses atrás implementar, a partir del año próximo, el proceso denominado “Resignificación de la Educación Media”. El proyecto que fue elaborado de manera unilateral y a escondidas, fue presentado a las apuradas por el MEC, sin siquiera justificar o fundamentar las razones -en el caso que nos afecta- por las cuales resolvió degradar y discriminar a la Lengua Guarani.

Por más que la ciudadanía nacional e internacional se manifestó en contra de dicha medida; el MEC, valiéndose astutamente de la Ley del Ñembotavy, está resuelto a poner en práctica -cueste lo que cueste- el nuevo proyecto, una especie de contra-reforma de la reforma educativa iniciada en 1994; aunque para el efecto tenga que atropellar la mismísima Constitución Nacional que, en el Art. 140, reconoce al Guarani y al Castellano como idiomas oficiales de la República y en igualdad de condiciones; y mucho menos le interesa al MEC ese 87% de la población mayoritaria del Paraguay que es Guarani-hablante y que está amparada constitucionalmente por el Art. 77º, que garantiza al ciudadano el derecho de recibir educación en su Lengua Materna. Resulta claro que la decisión del MEC es autoritaria, inconstitucional y discriminatoria.

Para peor, el MEC lejos de igualar en condiciones al Guarani y al castellano, resolvió aumentar la presencia del Castellano en dicho nivel, dándole incluso más horas de clases que al Guarani. De esta manera, lejos también de promover el verdadero cambio tan promocionado por el actual Presidente de la República; el MEC resolvió apostar por la deserción, el abandono y la postergación escolar. Las salas de clases se tornarán nuevamente tristes, con niños y jóvenes Guarani-hablantes desanimados e impotentes, que pese a su buena volutad de aprender, no podrán hacerlo al tener clases, libros y exámenes en castellano siendo ellos, insisto, Guarani-hablantes. Es, por ejemplo, la misma desagradable e inhumana situación que atravesaría un o una hispano-hablante (que vive en una comunidad hispano-hablante) asistiendo a una escuela con clases, libros y exámenes en alemán; aclarando que él o ella no habla alemán.

Conviene resaltar que además de las personalidades e instituciones especializadas en la Lengua Guarani que levantaron su voz de protesta contra la decisión ministerial; también se han manifestado los propios estudiantes y los padres de familia. Asimismo, muchos congresos, foros y seminarios especializados realizados en el año, reclamaron al MEC la necesidad de otorgar un trato igualitario al Guarani y al castellano en el sistema educativo nacional. Sin embargo, el Ministerio decidió hacer oídos sordos a todos los reclamos y valiéndose de la Ley del Ñembotavy persiste en su intención de aplicar su contra-reforma educativa a partir del año próximo.

Vale la pena recordar que a la solicitud de intermediación para la rectificación de la decisión ministerial presentada por el ATENEO DE LENGUA Y CULTURA GUARANI al Presidente de la República y la Ministra Secretaria de la Mujer, el MEC respondió con el mismo Informe Técnico Nº 257/09, que no hizo sino confirmar nuestra denuncia; ya que el quinto párrafo dice textualmente: “En el caso de la disciplina Guarani Ñe’ê en la Educación Media, se ha planificado, en el plan anterior, un desarrollo de: 2 horas semanales en cada uno de los 3 cursos. Esta organización, actualmente se orienta a 4 horas semanales en el primer curso y 2 horas en el segundo curso”. Lo precedente demuestra claramente: 1)El Guarani que en el plan anterior, se desarrollaba en cada uno de los 3 cursos; hoy, en el proceso de la “Resignificación de la Educación Media”, ya no está presente en el tercer curso; solamente se dará en el primer y segundo cursos; 2)En cambio, el castellano se mantiene con cuatro horas semanales en el primer, segundo y tercer cursos de la Educación Media (esto es en el Bachillerato Humanístico ya que en Bachillerato Técnico cuenta con más horas); y 3)Queda demostrado, concretamente, que el MEC en su “Resignificación de la Educación Media” excluyó a la Lengua Guarani del tercer curso de la educación media; y por consiguiente, el MEC redujo la presencia del Guarani en dicho nivel; ya que a la vista de todos, el Castellano aparece como asignatura en los 3 cursos de la educación media; y el Guarani, solamente aparece en el primer y segundo cursos. Por otra parte, el Informe Técnico 257 fue redactado de un modo ambiguo con la intención de causar más confusión. Sin embargo, sus propios autores se descubren ya que -luego de admitir claramente que el Guarani fue exluido del tercer curso- en el quinto párrafo culminan delatándose: “Como se podrá notar, no ha sido “excluida” la disciplina “Reducida”.

Cabe preguntar: ¿de que educación de calidad se puede hablar cuando la lengua materna y de uso mayoritario es excluida y discriminada en uno de los niveles del sistema educativo nacional?. ¿Qué aprendizaje significativo podrá darse al marginar y degradar al Guarani?. ¿Qué cambio y progreso educativo puede brindar un proyecto que intenta satisfacer solamente a la minoría que habla castellano?. ¿Qué valor e impacto social puede tener un proyecto que desatiende los derechos humanos; y sobre todo, está viciado de inconstitucionalidad?.

Por último, es importante dejar constancia que el propio Ministro eludió por todos los medios el diálogo con las instituciones especializadas en el Guarani. Se le solicitó la audiencia y dio una fecha que fue modificada por causa de otro compromiso más importante. Con posterioridad, en el MEC dieron otras fechas para la audiencia, sin embargo, todas ellas fueron pospuestas sucesivamente.

Demás está decir que la decisión del MEC de excluir al Guarani de la Educación Media, de aplicarse, constituirá un gran retroceso para el Avañe’ê; que después de largas y difíciles luchas hoy logró posesionarse en un sitial de relevancia, siendo promovido y admirado nacional, regional e internacionalmente. Es por eso, precisamente, que resulta inentendible la actitud del Ministerio que con su mentada “resignificación de la Educación Media” lo único que hace es asestarle un duro y peligroso golpe al Guarani; en lugar de difundirlo y jerarquizarlo, como es una de sus obligaciones según la propia Constitución Nacional.

Hay que entender, y que conste que la venimos diciendo desde hace más de dos décadas; que la enseñanza del Guarani en el sistema educativo nacional, no debe apreciarse como una cuestión antojadiza o desatinada; sino que, debe ser considerado como un útil y efectivo instrumento político que cooperará indudablemente en el fortalecimiento socioeconómico y cultural del país. Un país como el nuestro reducido al tercermundismo, sumido en la ignorancia y la miseria, sólo podrá transitar hacia el desarrollo y la democracia, mediante el Guarani. No existe otro camino. Nuestra observación de la realidad educativa nos permitió constatar una triste realidad que hoy se demuestra por sí sola, a cada paso: el problema del paraguayo nunca fue el Guarani. El problema del paraguayo siempre fue el castellano.

Si el MEC de verdad quiere el cambio manifestado en resultados positivos, reales y efectivos; si quiere calidad, si quiere credibilidad; entonces debe fortalecer la presencia del Guarani en todo el sistema educativo poniéndolo en igualdad de condiciones con el castellano, es decir, otorgándole -entre otros beneficios- la misma carga horaria que tiene el Castellano; pero para ello, el Ministerio debe desistir de aplicar la Ley del Ñembotavy, que de por sí es inmoral, perjudicial y retardataria; y de una vez por todas, debe darse cuenta que la reducción y la exclusión del Guarani solo implicará dar un nuevo y seguro paso atrás; en otras palabras, como ya se hizo tradicional, seguiremos marchando con “la frente alta y el pecho erguido” pero… hacia atrás, como el japeusa (el cangrejo), como hace años, como siempre lo hicimos.

Ojalá el MEC se abra al diálogo y escuche también las razones de los demás; más aún por tratarse del parecer de los especialistas.

(*) Doctor en Lengua y Cultura Guarani. Presidente (Director General) del ATENEO DE LENGUA Y CULTURA GUARANI. Docente de la Universidad Nacional de Asunción. Escritor bilingüe. Traductor público (Guarani-Castellano).

E-mail: dgo@paraway.net.py

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres